Castillo de Bran

Emplazado sobre el eje de un precipicio en la antigua frontera entre Transilvania y Valaquia, el Castillo de Bran, conocido popularmente como Castillo de Drácula, es un escenario de leyenda además de la fortaleza más popular de Rumanía.

Construido entre 1377 y 1388, el castillo es un importante monumento nacional rumano que sirvió como inspiración al afamado escritor Bram Stoker para la creación de una de las novelas más populares de todos los tiempos, Drácula.

Un paseo por el castillo

Durante el recorrido a través de los estrechos pasadizos del castillo que nos llevan a descubrir las diferentes estancias, nos encontramos con numerosas piezas de mobiliario medieval que nos transportan a tiempos pasados en los que el castillo se encontraba habitado y lleno de vida.

Entre las diferentes estancias que se recorren durante la visita destaca una sala dedicada a la leyenda de Vlad el Empalador y al mito de Drácula, además de una sala dedicada a los imaginativos instrumentos de tortura que se pusieron de moda en la época. El castillo se cierne sobre un patio central en el que se llevaban a cabo los nada justos juicios contra los acusados de herejía.

¿Realidad o ficción?

Un tema que suele suscitar gran confusión es que, el auténtico Drácula, Vlad Tepes (más conocido como “el empalador” por sus terroríficas prácticas de tortura), nunca llegó a vivir en el Castillo de Bran, pero este fue el lugar de inspiración para la terrorífica novela de Bram Stoker.

Una visita imprescindible

El Castillo de Bran constituye uno de los principales puntos turísticos del país y cada año atrae a cientos de miles de turistas.

Leyenda y realidad se entremezclan en las paredes del castillo, que se eleva desafiante sobre el horizonte para mostrar su aspecto más tenebroso. Lo cierto es que se trata de un lugar terriblemente atrayente capaz de poner la piel de gallina a los atrevidos visitantes que osan sumergirse en su historia y las leyendas que lo envuelven.

Cómo llegar

Excursión organizada

La forma más cómoda de llegar hasta el Castillo de Bran desde Bucarest es reservar una excursión, de este modo no tendréis que preocuparos de nada más que de disfrutar de la belleza de las vistas durante el camino y, una vez que lleguéis, podréis conocer el castillo de la mano de un guía que os contará las mejores leyendas y anécdotas.

Podéis reservar la excursión en español combinada con la visita al Castillo de Peles a través de la web en este enlace:

Vehículo privado

Si sois de los que os gusta conducir, podéis alquilar un coche para llegar hasta el castillo. Si viajáis desde Bucarest la distancia es de 187 kilómetros y si lo hacéis desde Brasov solo tendréis que recorrer 30 kilómetros para llegar.

Horario

Desde abril hasta septiembre:
Lunes: de 12:00 a 18:00 horas.
De martes a domingo: de 9:00 a 18:00 horas.
Desde octubre hasta marzo:
Lunes: de 12:00 a 16:00 horas.
De martes a domingo: de 9:00 a 16:00 horas.

Precio

Adultos: 40LEI.
Mayores de 65 años: 30LEI.
Estudiantes: 25LEI.

Excursión a los castillos de Bran y Peles 79 €

Transporte

Excursión organizada.
Vehículo privado.

Lugares próximos

Castillo de Peles (21.9 km)