Corte Antigua

Fundada por el famoso Vlad el Empalador, la antigua Corte Real (Curtea Veche) es el monumento medieval más antiguo que se conserva en Bucarest, una ventana con vistas que permite asomarse a la antigua región de Valaquia.

La corte quedó prácticamente destruida durante el gran incendio que asoló la ciudad en 1718 y fue rematada por el terremoto que posteriormente golpearía de nuevo Bucarest. Después de estas dos grandes catástrofes se pensó que la antigua Corte Real había desaparecido por completo, pero tras realizar excavaciones en la zona se encontraron importantes restos.

Un paseo por el pasado

Es posible visitar las ruinas del antiguo palacio convertidas en uno de los principales museos de la ciudad. El recorrido por la antigua Corte Real ofrece la posibilidad de descubrir la historia de la antigua región de Valaquia para poder conocer la actual Rumanía.

Durante el recorrido a través de las ruinas de la corte nos encontramos con restos de algunas estancias que incluyen muros, torres y columnas que, a pesar de no contar con un perfecto estado de conservación, ofrecen la posibilidad de hacerse una idea de la grandeza de la antigua Corte Real.

Imprescindible

Los restos arqueológicos de la Corte Vieja componen el monumento medieval más antiguo que se conserva en la ciudad y ofrecen un paseo en el tiempo para conocer de primera mano el pasado de la ciudad, por lo que creemos que constituyen uno de los principales puntos de interés turístico de la ciudad.

Actualmente se encuentra cerrada por reformas.

Horario

Actualmente cerrada por reformas.

Transporte

Metro: Piata Unirii, líneas M1, M2 y M3.
Autobús: líneas 14, 21, 40, 232, 104 y 178.