Palacio del Parlamento

Símbolo de la megalomanía y de los delirios de grandeza del dictador Ceaucescu, el Palacio del Parlamento de Bucarest es la segunda construcción más grande del mundo, solo superada por el edificio del Pentágono.

Un delirio convertido en una loca realidad

La idea de poseer el palacio más imponente del mundo comenzó a tomar forma en la mente de Ceausescu al verse inspirado tras una visita a su homónimo norcoreano. El líder aprovechó el momento de confusión y la destrucción provocada por el terremoto de 1977 para reconstruir la ciudad a su antojo.

Para dar rienda suelta a sus ambiciosos planes de construcción, Ceaucescu no dudó un solo momento en demoler las diferentes zonas históricas de la ciudad que se pusieron en su camino, algo que incluyó numerosos templos, hospitales y fábricas, además de las viviendas de más de 40.000 personas que fueron despojadas de sus bienes y obligadas a mudarse.

La megaconstrucción se realizó a marchas forzadas a manos de más de 100.000 trabajadores que se emplearon en turnos de 24 horas a lo largo de los siete días de la semana. Fueron muchos los que perdieron la vida en el trabajo y se cree que muchos de ellos continúan sepultados bajo el hormigón del edificio.

Para conseguir la financiación del proyecto, el equivalente a 5 años del presupuesto del país, Ceausescu asumió una importante deuda externa que devolvería fácilmente sumiendo al pueblo rumano en la miseria.

Recorriendo el Parlamento

La megaconstrucción cuenta con una superficie de 365.000 metros cuadrados a lo largo de los cuales se extienden un total de 1.100 habitaciones recubiertas por más de 200.000 metros cuadrados de alfombras y 900.000 metros cuadrados de madera que brillan bajo 480 resplandecientes lámparas de araña.

Para hacerse una idea de las dimensiones del edificio, cuenta con 240 metros de longitud y 270 metros de anchura que se distribuyen en 12 plantas en superficie y 8 niveles subterráneos que, como no podría ser de otro modo, incluyen un búnker.

Imprescindible

El edificio del Parlamento es un lugar que guarda en sus entrañas algunos de los más importantes capítulos de la historia de Bucarest, algo que lo convierte en una de las principales atracciones turísticas de la ciudad.

Según las normas del Parlamento es necesario reservar la visita con al menos 24 horas antelación, especialmente si queréis disfrutar de la visita guiada en español. La reserva se puede gestionar por teléfono llamando a los siguientes números:  + 40 733 558 102 o +40 733 558 103.

Horario

Desde marzo hasta octubre: todos los días entre las 9:00 y las 17:00 horas.
Desde noviembre hasta febrero: todos los días entre las 10:00 y las 16:00 horas.

Precio

Adultos: 40LEI.
Estudiantes: 20LEI.
Niños entre 7 y 18 años: 10LEI.

Transporte

Metro: Izvor, líneas M1 y M3.
Autobús: líneas 136 y 385.